Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Cambios. Y finales.

Tantas, tantas cosas han cambiado. Tú, yo. Y por mucho que lo intentemos, nada va a ser igual. Frases típicas. Lo peor de los cambios es no darte cuenta de ellos hasta que han sucedido. Las cosas se van abandonando, caen poco a poco en la bruma del olvido y ahí se quedan. Hasta que alguien decide rescatarlas. O no. 

Me han sucedido muchas cosas estos últimos meses. Alegrías, depresiones, carcajadas y lágrimas. Me enamorado de la manera más loca e irracional. Cosa que me ha traído algunos de los peores sufrimientos que he podido vivir, pero me da igual. Todo se disipa al mirar a esos ojos marrón verdoso, que hacen que me ahogue en mi propio aire. Mil cosas más, junto a esto, me han ido alejando de mis letras y me entristece, si, pero prefiero dar un adiós antes de que todo se pudra en el olvido. Para mí, no es simplemente un blog. Es MI blog. No sé cuantas horas sentada ante la pantalla habré pasado, ya sea llorando o sonriendo, respondiendo a vuestros pequeños cachitos de afecto, abriéndome o compartiendo con vosotros todo mi corazón. Y os lo agradezco. Mis demonios encerrados entre códigos binarios. 
No nos engañemos. Esto ya lleva muerto mucho tiempo. Cuando mojas un pincel en pintura y dibujas una linea siempre al principio hay exceso. Luego la pintura se va desprendiendo y degradandose hasta que al final, se acaba. Bueno, digamos entonces que llevo mucho tiempo extendiendo esa linea. Pero ya no se alarga más, porque me he quedado sin pintura.
Así que sí, he tomado una decisión. Quizás esta sea mi última entrada. 
Y sí, sigo quizás porque no está bien hacer suposiciones. Las cosas pueden cambiar de nuevo. Pero no os ilusionéis, sigue siendo un adiós. Un adiós indeciso, pero un adiós.

No voy a perder mi dramatismo siquiera en las últimas palabras que teclee en mi pequeño trozo de cielo. 
Ni tampoco voy a esperar dos meses así que, en mi caso va a ser Septiembre. Ahí va.


Recuerden, recuerden. El 5 de Septiembre. Conspiración, pólvora 
...y un adiós. 

miércoles, 11 de junio de 2014

Buenas personas.

A estas alturas he aprendido que las mejores personas son a la vez las más infelices. Alguien que desea el bien de los demás antes que el suyo propio solo puede conseguir verse desbordado en algún momento. Su fiasco llega cuando comprenden que habitan en un mundo de desgracias y dramas. Sin mencionar, también, el terrible sentimiento de culpa que los embarga cuando se permiten pensar en ellos mismos, sintiéndose egoístas. Pero lo peor de todo, es aquella sensación que sufres cuando esos a los que tú mismo has ayudado, te hunden. Enfurecidos porque esta vez no le has ofrecido la mano. Lo que ellos no saben es que, o caían ellos, o caías tú.
Créeme, la experiencia.



domingo, 27 de abril de 2014

AVISO 2.

Estoy teniendo muchos problemas debído al trabajo que tengo que realizar con Blogger. No quiero que mis compañeros de clase encuentren y lean el blog, así que lo he privatizado. No os asusteis.
Muchos besos.

lunes, 7 de abril de 2014

Personas "indicadas"

La persona "indicada", ¿quién es el que indica a esa persona? ¿Nosotros mismos? Muchas veces sucede que al final de todo, esa persona al final no lo es. Sin embargo, ¿qué nos dice que no, si hasta ese momento hemos sentido y hemos creído que si lo era? Quizás pueda haber más de una persona indicada y sea el momento que estamos viviendo en ese instante, el que nos lo diga. Cada momento de nuestras vidas, tiene a una persona. A veces hay muchas, otras solo una y otras es mejor no tener a ninguna. No solo en lo referente a tener una pareja. Pase lo que pase con la gente de tu alrededor, en algún momento han tenido que estar contigo, te han querido y te han apoyado. No hay ninguna persona indicada para hacerte feliz, quizás haya miles. Hay momentos felices. Y en cada momento te acompañan personas diferentes. Y si ese momento es feliz, significa que las personas que te han acompañado en él, han sido las indicadas. El tiempo pasará y muchas se irán de tu vida mientras otras vendrán nuevas. Pero eso no va  cambiar nada, nada va a hacer que dejen de ser las "indicadas", si de verdad algún día lo fueron de verdad. No puedes lamentarte por algo que te hizo sonreír. No niego entonces que haya algunas más indicadas que otras. Y quizás sí que exista una que encaje en tú corazón con la perfección de una pieza de Tetris. Que pase lo que pase, te haga sentir en el pecho la calidez que solo ella te puede hacer sentir. Mientras tanto, disfruta de los que te acompañen. Solo el tiempo y el esfuerzo te dirán si de verdad lo es.
Espero que tengas suerte en tu búsqueda. 

domingo, 6 de abril de 2014

Me gusta.

Me gustan los días grises, de lluvia. La tranquilidad de las gotas de agua resonando contra el techo. El humor pensativo y sosegado que la gente aparenta tener. El olor a tierra mojada. El invierno y sus iluminadas calles. El calor de la estufa frente a una película. El vaho saliendo de mi boca. Me gusta cuando el viento me da en la cara y se entrelaza con mi pelo. Su silbido. Me gusta cuando el sol pica en la piel. El helado. La sensación de cómo la arena se mueve bajo mis pies. El sonido de las olas al romper. Leer en la playa. Tardes de pipas con mis amigas en el parque. El olor a aftersun. Me gusta el café por las mañanas. El atardecer y el amanecer. Las fotos en blanco y negro. Reír hasta que me duela la tripa. El olor a libro nuevo. Un buen solo de guitarra. Una melodía de jazz. Las canciones que me producen escalofríos. El saxofón. Las bandas sonoras épicas. Las hamburguesas, las pizzas y el showarma. Dormir hasta tarde. Jugar a videojuegos. El olor a incienso. Viajar en autobús. La ciudad de noche. 
Me gusta cuando me abraza y me hace sentir pequeña. El cosquilleo de sus labios en mi cuello. Su olor. El color de sus ojos a contraluz. Su voz. Su risa. Cuando me besa. Cómo se preocupa por mí. Sus locuras. Me gusta él. Y me gusta quererle.

martes, 1 de abril de 2014

Aviso

Voy a crear otro blog. Pero no os extrañeis, es parte de un nuevo trabajo de tecnología, asique no será un blogger donde escriba ni nada, si no para realizar el trabajo que tengo que hacer. Allí hablaré sobre economía, (un coñazo)
También cambiaré mi nombre de usuario en este periodo de tiempo y pondré mi nombre y apellido.
Quedais avisados todos.
Paz.

lunes, 24 de febrero de 2014

Apaisement 8; avance.

Morgan.

Después de curar las muñecas de Heaven y hacerle prometer que mañana iría al instituto, salí de su casa. Llevaba en la mano la caja negra con los cigarrillos y las cuchillas dentro. Unas calles mas abajo, la tire al primer contenedor que vi. Me quede de pie en la acera, quieto. En mi mente cruzó la imagen atroz que había presenciado una hora antes: Heaven en el suelo de su baño, rajándose, fumando y llorando como si su corazón estuviera partiéndose, haciéndole pasar una agonía que solo podía suavizarse con más dolor. Quizás eso era en verdad lo que ella sentía. Me senté en la acera, apoyé los codos en las rodillas y me cogí la cabeza. Parecía apunto de explotarme. Yo mismo le había limpiado las heridas que ella se provocaba. De eso hacía unos minutos. No le había dicho nada más. No quise ser duro con ella ni darle un sermón. Me conocía, sabía que aquello no me había gustado en absoluto y que no debía volver a hacerlo nunca más. Qería limpiarle las heridas que otros le habían provocado en el alma. Pero no podía. Heaven tenía un camino directo a mi corazón si ella quería tomarlo, pero yo sabía que yo no tenía un camino hacia el suyo. No sabía que hacer. Sacudí la cabeza. No quería pensar más en eso. No más.                                   
Algo me pasó por la mente en aquel instante. Busqué en mi bolsillo, por si había suerte. Entonces, marqué los digitos en mi teléfono y esperé. Después de varios timbres, respondieron al otro lado de la linea.
- ¿Sí? - se escuchó por el altavoz.
- ¿Ginna? - respondí, levantandome de la acera - Hola. Soy Morgan.

***

AVISO: Este NO es el capítulo 8, es un avance. Pronto os traeré el capítulo entero.
Besos.
Pandora.