Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

martes, 3 de julio de 2012

SilverHeart Cap: 14

Andamos por un largo pasillo, también parece cristal como la habitación. Miro a un lado para ver como estoy. Dios, ni la misma niña del pozo hubiera estado así: mi pelo esta hecho un lio y voy vestida de camisón. Me paro y miro a Rikka. Se ha cambiado y se ha puesto una camiseta negra de tirantes y unos pantalones gris oscuro que le llegan hasta la rodilla y tienen muchos bolsillos. Ella se gira para mirarme.
- Rikka, ¿no podría cambiarme antes de hablar con Farala? - la miro con expresión suplicante. Ella asiente y me indica que entre por una puerta a su derecha. Lo hago y entramos en una estancia muy parecida a un baño público.
- Iré a la habitación a por ropa - me dice.
- Vale, gracias - respondo y ella desaparece por la puerta. Me echo agua en el pelo para intentar domarlo y lo consigo. Me miro al espejo. La misma de siempre, solo que las pequeñas ojeras y mi palidez hacían que mis ojos lilas parecieran mas grandes. ¿De verdad me ha gustado ese boca a boca de Liam? Lo cierto es que no me desagradó por completo. Sus labios... Tan suaves contra los mios... No fue del todo una situación desagradable. Sin embargo, hace un par de minutos no me había molestado no besar a Kay. En serio, no me entiendo.  Al poco rato llega Rikka con una camisa de cuello de barca blanca y unos pantalones cortos azul eléctrico. Me pongo la ropa rapidamente y volvemos a avanzar por el pasillo. No sé como voy a actuar ante Farala, con naturalidad, supongo. Llegamos ante una gran puerta de plata y Rikka la abre. Ante nosotras se alza una estancia de techo alto sujetado por columnas de cristal y coronado por una bóveda transparente. En el centro había un pedestal con un glamuroso trono y unas cuantas esculturas. Me recuerda a el edificio de la Asamblea. En el centro, moviendose con elegancia, esta una mujer. Su pelo rubio le llega hasta la cintura y es de un color rubio platino. Tiene una expresión amable y preciosa por sus labios carnosos y rosas y sus ojos grises. Tan profundos como el mar. En la cabeza llevaba una tiara de plata y luce un vestido blanco de cuello de pico. Es largo de manga larga que acaba estrechándose en sus muñecas con forma de pico. Pero lo que más me llama la atención son las alas blancas y potentosas que luce. Es tan hermosa.
- Ah, querida Zoe Webber. - dice Farala desde el centro de la estancia con una voz enigmática. - Qué alegría que estés aquí.
Rikka da un par de pasos y se va por la puerta, dejandome sola ante este pivón.
- Acercate por favor - yo obedezco y me acerco a ella. Entonces recuerdo que estoy ante la reina de los ángeles y hago una reverencia.
- Oh por favor, no debes hacer eso - dice con una amplia sonrisa que da descubrir sus dientes blancos. - Tú portas mi corazón, no debe haber reverencias. Sentemonos. -  se mueve con su suma elegancia y nos sentamos en dos sillones a un lado de la estancia.
- Respecto al Corazón... - empiezo a decir mientras me apresuro a quitarmelo pero ella alza una mano.
- No, no. ¿No te han informado Zoe Webber? - niego con la cabeza - Mañana habrá un gran baile para conmemorar la entrega del Corazón.
Hum, vale. De eso no sabía nada, pero me entusiasta la idea de que haya un baile.
- Pero, Majestad...
-Farala - me interrumpe ella con una sonrisa.
- Farala, yo no tengo una vestimenta apropiada para acudir al baile. - Y me doy cuenta de que he soltado una estupidez de adolescente. Ella se ríe melodiosamente.
- No te preocupes Zoe Webber, mi corte se ha encargado de encontrarte un vestuario apropiado para mañana - le sonrió. Lo demás que hablamos son cosas sobre el baile y el viaje que he hecho hasta llegar a ella. Farala es una muy buena persona, con una personalidad potente pero tranquila que impone respeto al verla. Además, su belleza era cautivadora. Me despido de ella y salgo al enorme jardín del palacio. Me dirijo a la orilla de riachuelo. Buah, que calor. Veo un charco en la orilla y me acerco para poner mi mano dentro de él. Concentro el calor en mis palmas y el agua empieza a hervir y a evaporarse. Oigo aplausos y me doy la vuelta. Drago, Evelyn, Liam, Rikka y Kay me miran felices.
- Muy bien Zo, es un paso - me dice Evelyn.
- Eso no es nada. - dice Kay con una sonrisa. Le desafió con la mirada y entonces el echa un pie hacia atrás. Mueve y eleva las manos y entonces una enorme bola de agua se eleva del rió. Él vuelve a mover los brazos y la bola se dirige hacia mí. Pero se para y se estrella en el suelo.
- Guay, Evelyn, quiero ver tu don. - ella asiente y cierra los ojos. Entonces, una bandada de pajaros se posan el el árbol mas cercano a nosotros. Guau, esto mola. Miro hacia Drago y él empieza a dar patadas y puñetazos rápidos al aire. No me extraña que este en el Frente. Entonces me giro hacia Liam. Él coge una piedra cortante y se hace un corte en la mano. La sangre empieza a brotar pero se corta en seguida y en dos segundos ya no hay ningún corte. Impresionante.
- Kay, tú podrías enseñarme a dominar mi don. - miro hacia Drago - y tú, Drago, podría practicar kárate contigo.
Ellos asienten y entonces empieza mi entrenamiento, Evelynarbol a observarme al lado de Rikka, que dormita apoyada en el árbol. Liam está tendido mirando a las nubes, pero pendiente por si tiene que curarme y Drago está junto a Kay. Primero practico con Kay, que me enseña a concentrar el calor en una parte de mi cuerpo, convertirla en fuego y luego avivarlo con más calor. Por extraño que sea, el fuego no me quema. Al final de dos horas de entrenamiento, soy capaz de evaporar agua y hacer bolas de fuego. Luego le llega el turno a Drago. Hacemos llaves de kárate y demás. Esta vez, si que me hago daños, aunque nada grave. Doy un salto para poder realizar un llave, pero de repente, pierdo el equilibrio y acabo dandome con la cabeza en el suelo. Todos se quedan helados excepto Liam que se levanta y avanza hacia mí y Rikka que abre un ojo y luego se vuelve a dormir. Noto como la sangre brota de la herida. Me levanto y Liam llega a mi lado. Se inclina y pega sus labios a mi frente, donde se encuentra la herida.  El dolor cesa y deja de brotar sangre, él sonríe y vuelve a su sitio. Me quedo mirándolo, ¿era necesario usar el Beso Curativo? ¡PUF! una bola de agua helada me da en toda la cara. Me giro y veo a Kay mirándome con el ceño fruncido. Entonces me acuerdo. 
- Oye Even - le digo - gracias por no decirme que mañana hay un baile.
Ella me mira con gesto de disculpa.
- Lo siento, se me olvidó. - Asiento y lo dejo estar.
- Y tú Z, ¿con quien vas a ir? - oigo decir a Rikka. Liam aparta la mirada del cielo y me mira. ¿Ahora que digo?
- Conmigo - dice Kay y da un paso para ponerse a mi lado - Yo la llevare al baile.
Lo miro de soslayo y veo que está rojo. No puedo evitar reírme.
- Está bien - prosigue Rikka - Yo iré con Liam ¿no?
Él la mira y le sonríe. Se acerca a ell ay empieza a juguetear con su pelo.
- Pues claro - acaba diciendo, y me mira primero a mí y luego a Kay. - Será un baile muy interesante
Y de hecho, lo será.


***
We we! Este cap me ha salido largiiiiiiiiiiisimoo xD
Pero esque no me gusta dejar a medias las cosas y si este capitulo lo cortaba para que me salieran dos, me saliand dos caps cortos. Y la verrdad es que odio que me salgan cortos >.<
Espero que no os moleste su "longitud" xDD

3 comentarios:

  1. jaja XD su "longitud" no me molesto para nada... al contrario!!! me encanto!!!!!! jeej xD ya quiero ver el baile :P
    besos!! ;)♥

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Vi el cuestionario al que me nominaste y muchas gracias!! perdóname por comentarte tarde pero ahora fue que pude jeje XD
    Con relación al cap. No me gusto...Me encantooooo jeje xD
    Que lindo Kay :) dijo que iría con Zoe al baile jeje:P
    Un beso:D

    ResponderEliminar