Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

martes, 10 de julio de 2012

SilverHeart Cap: 16

De la enorme brecha que se ha abierto en el jardín empiezan a salir criaturas. Criaturas rojas, con cuernos y rostros abobinables. Demonios. Cientos de demonios que emergen de la tierra y se dirigen hacia el palacio. Pero algunos nos ven y se nos acerca. Me he quedado plantada en el sitio pero Kay se ha movido y les lanza bolas de agua, manteniéndolos a raya. Sin embargo, algunos son lo suficiente agiles para acercarse lo suficiente y producirle magulladuras leves. Cada vez son más los demonios que se acercan a él. Entonces, uno de entre la multitud salta como un resorte y pilla a Kay con la guardia baja. Echa la garra hacia atrás y luego le cruza el pecho con un enorme corte. Kay de rodillas por el dolor. Los demonios emiten un ruido aterrador. Se ríen. La fuerza vuelve de repente a mi cuerpo. Me levanto y me arranco el bajo del vestido para luchar mejor. Los demonios siguen acercándose. Un calor insoportable me recorre la columna y acaba en mis manos, que se incendian. Voy a matar a esos demonios, no voy a dejar ni uno. Noto un cambio en el fuego que envuelve mis manos. Ahora no es color rojo, ni naranja ni nada. Es azul. No me queda tiempo para pensar en el por qué de esto. Me abalanzo contra los demonios y arremeto con bolas de fuego. No se, pero mi instinto me dice que apunte a el lugar donde supuestamente esta el corazón. Si estos bicho tienen corazón, claro. El numero de demonios que me atacan desciende, la mayoría ya están en el suelo, desfallecidos. Un demonio me coge del antebrazo. Crack. Mi brazo cede y se rompe ante la fuerza del demonio, lanzo un grito de dolor. Doy un tirón para apartarme pero no puedo evitar que la garra del demonio me rasgue la piel, produciéndome un corte profundo. Un escozor insoportable se apodera de la herida. Arremeto contra el demonio, el único que queda en pie. Entonces todo queda en silencio, excepto por unos ruidos allá a lo lejos, en el palacio. El dolor de mi brazo y mis magulladuras vuelve a mi mente, pero solo en una pequeña parte. Corro hacia Kay, que se ha incorporado y está de pie. Pongo su brazo en mis hombro y lo ayudo a moverse hacia un árbol cercano. Llegamos y él se apoya. Busco a Evelyn en mi mente. 
¿¡EVELYN!? ¡EVEN! ¿ESTAS AHÍ? Grito en mi mente, la busco y entonces, la encuentro. Me meto de lleno en su cerebro y planto en su cabeza lo que mis ojos están contemplando. A Kay, con la camiseta rasgada, el pecho cruzado por tres enormes corte y lleno de sangre y magulladoras. Entonces revivo el recuerdo de la lucha contra los demonios. Salgo de su mente, esperando su respuesta. Que no llega muy tarde. La vista se me nubla y no veo nada. Entonces ante mí aparece la imagen del salón donde se producía la fiesta, atacado por cientos de demonios. La imagen se mueve y aparece Farala frente un demonio, más grande que los otros. El demonio le da un zarpazo donde esta el tatuaje de corazón y un resplandor surge de ella. Una mota de luz flota desde la herido y el demonio la atrapa. El Corazón. La visión vuelve a mí. Entonces recuerdo que Kay se desangra. Me vuelvo para mirarme.
- Dame tu camisa. - digo sin miramientos, él me mira asombrado y me la tiende después de quitarsela. Avanzo hacia el rio y la mojo en él. Vuelvo y le limpio la sangre de las heridas. Limpio también la de su pecho y envuelvo la camisa a su alrededor, vendándola provisionalmente. Me vuelvo y me me lavo las manos en el río. Entonces las manos de Kay se posan en mi cintura y me gira para mirarle. Pongo la mano buena en su vientre, intentándolo apartar de mí para no lastimarle si le toco la herida. Logro apartarme él. Lo rodeo pero él me coge del codo.
- No sigas huyendo, Zoe - me dice mientras me arrastras para acercarme a él. - Esta bien. Todo esta bien mientras esté contigo.
Me abraza y vuelvo a poner una mano en su vientre para intentar no lastimarle. Tocando sus abdominales. Él se acerca a mi rostro y sonríe. Mi corazón empieza a acelerarse. Se aproxima y roza sus labios con los mios. Luego muerde y tira mi labio inferior hacia él ligeramente. Lo suelta y sus palabras chocan contra mis labios
- Te quiero Zoe - vuelve a rozar mis labios - siempre no he hecho.
Damos dos dos pasos hacia atrás y yo me topo con el árbol. Kay apoya las manos en él árbol. una a cada lado mio...
Entonces me besa en la boca. Mueve los labios y yo lo imito, devolviendole el beso. Un calor sofocante llega a mi cara. Después de unos segundos, cuando ya nos vamos a separar, presiona su lengua contra mi labio inferior y estas se tocan durante un segundo. Se separa de mis labios y empieza a recorrer la linea de mi mandíbula, cuello, hombro; dandome ligeros y suaves besos. Yo logro mantener mi respiración y entonces oigo pasos. Miro a un lado y veo a los chicos. Liam esta cogido de la mano de Rikka y Evelyn de la de Drago. Noto como mi cara se pone roja y el escozor de mi herida aumenta. 
- ¿D-desde cuando estas ahí? - logro farfullar.
Rikka me mira con una sonrisa picara.
- Desde bastante tiempo. 
Kay, que no ha dejado de recorrer mi cuello, se separa de mí y los mira riéndose.
- Que molestos, ¿no me podéis dejar ni pasar un rato con mi n-o-v-i-a?
Pone enfais en la última frase.
Evelyn lo mira con el ceño fruncido. Pero entonces ella se dirige a nosotros con tono divertido.
- Al parecer, vinimos aquí porque estabas herido de muerte - dice sonriendo. - Pero...
- Pero parece que esta más vivo que nunca - Drago acaba la frase por ella. Yo empujo a Kay ligeramente de mí para apartarlo pero él entrelaza sus dedos con los mios. Liam se mueve rapidamente y lo ayuda a caminar. Me guiña un ojo y yo le sonrio.

En la habitación de Kay, Liam se aparta de él después de haberle curado la mayor parte de sus heridas y haber sanado el corte de su pecho hasta el punto de que dejar de ser un corte sangrante a uno rosado, a punto de curar. Luego se mueve y hace lo mismo conmigo.
- Hum... Parece que te has fracturado bastante el brazo - tira de él y para ponerlo recto en la mesa. Coloca sus manos encima, cierra los ojos y se concentra. Crack. Una punzada de dolor hace que suelte un grito ahogado de dolor. Liam me mira disculpandose.
- Lo siento, es la única forma - luego sana mi corte hasta adquirir ese tono rosado.
- ¿Y que ta está Farala? - pregunto. Liam niega con la cabeza.
- No muy bien. Su herida se cura pero necesitamos su corazón. - me dice mientras yo me muevo para ponerme al lado de Kay, que se incorpora y me da un beso en la mejilla.
- ¿Y cómo vamos a recuperarlo? - pregunta Evelyn.
- Es lógico ¿no? - le responde Rikka - bajando al infierno, a Warn Hell, y recuperando lo que nos pertenece.


***

Kyaaaaaaaaaaaa!!! que gaanas tenia que hacer esteee capituloo *-*
Espero que lo hayan disfrutadoo ^^
y por favor, comenteen! ;D

4 comentarios:

  1. jaja XD tu tenias ganas de escribirlo y yo de leerlo :P jeje xD me encanto este capitulo!!! aunque ocurrieron cosas buenas y malas, las buenas ganaban!!! jaja, me encanta Kay! :P ya quiero saber que pasa!!! :D
    Besos!! ;)♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HAhahaahhaha muchisimaas graciaas
      tu como siempre, con esas ganas de sabeer ;)
      besoos! <3

      Eliminar
  2. Aww, su n-o-v-i-a :)
    que vergüenza, ellos vieron todo eso OMG!!!
    Me encanto!!
    Un beso♥

    ResponderEliminar