Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

viernes, 19 de octubre de 2012

SilverHeart Cap:24

Los ojos lilas de mi padre, la sonrisa sincera de Evelyn, Darina y su imponente presencia, los tatuajes de Rhayna brillando, Farala postrada en aquella cama, Drago pegando puñetazos al aire, Rikka y su media sonrisa, Liam curándome la herida de la frente, los labios de Kay sobre los mios. Todo esto me viene a la cabeza mientras contemplo a Drago escupiendo sangre y con la aguja clavada. Escucho gritar a Kay y acercarse corriendo a él, pero no entiendo lo que dice. Muevo los ojos hacia Xanos y veo que él también me mira, contemplo sus ojos negros, fríos como un témpano. Voy corriendo y me arrodillo junto a Kay, que está socorriendo a Drago. Susurro algo inteligible, ni siquiera yo se lo que acabo de decir, cojo la espada de su cinturón. Antes de que él se pueda volver y arrebatármela, yo la lanzó hacia Xanos con toda la fuerza de mi odio por él. Se mueve rápidamente a un lado pero no sin que la espada le haga un corte en el hombro. Mis manos se prenden de fuego azul, listas para arrebatarle su Llama y arremeto contra él. Le agarro de la manga y oigo un sonido siseante, Xanos grita por primera vez y alza la otra mano hacia mí. El dolor en el pecho vuelve, amenazando con partírmelo en dos y yo vuelvo a caer al suelo, chillando. Xanos mira rápidamente a su brazo, mi mano ha quemado la túnica y le ha quemado la piel, dejando ahora una herida roja y sangrante. Intento volver a ponerme de pie, luchando contra el dolor, mientras le miro desafiante. El fuego de mis manos aun no se ha extinguido así que arremeto una vez más. El dolor es tan fuerte que me echa hacia atrás y oigo a Kay recoger la espada del suelo. Lo siguiente pasa tan rápidamente, que parece ocurrir a cámara lenta. Kay se lanza contra Xanos, asentándole un golpe brutal en el pecho con la espada. La sangre se derrama por el suelo, pero Xanos no cae. Se vuelve rápidamente hacia Kay y golpea sus pulmones de una patada, él cae al suelo y jadea buscando el aire. Esta vez el dolor en el pecho no es nada. Agarro otra vez la mano de Xanos e intento levantarme lo suficiente para ponerle la mano en el pecho y matarlo. Tiro de él hacia abajo y... ¡PUM! La puerta se abre con un estruendo y Evelyn llega corriendo, coge una flecha de su carcaj y tensa el arco. La flecha acierta en la base del cuello de Xanos, que se derrumba hacia atrás. Este es mi momento pienso. Rápidamente me pongo encima de Xanos, clavandole la rodilla en las costillas.
- Aquí estamos de nuevo, Xanos - Mi voz suena tan colérica e insensible que me asusta -. Solo que esta vez eres tu el que esta sufriendo.
Xanos intenta sonreír, pero un ataque de tos con sangre le arranca una mueca de dolor. Evelyn llega a mi lado y le propina una patada en la boca, luego, corre hacia Drago, que sigue en el suelo agonizando.
- No voy a alargar mucho esto - muevo la mirada hacia Kay -. Tengo cosas mas importantes que hacer. Solo quiero que se haga justicia.
Mis lágrimas caen en su rostro afilado.
- ¡QUIERO QUE LO SUFRAS - grito - QUIERO COBRAR LAS VIDAS DE MI PADRE, DE DARINA! ¡DE QUIÉN SABE MÁS!
Xanos me mira con horror ¿tan terrorífica parezco? Inco más la rodilla en sus costillas y el boquea en busca de aire, empieza a ahogarse en su propia sangre.
- Bueno, hay una cosa buena, ¿no? No puedes volver al cielo, tu mismo te largaste de allí. Pero no tendrás que ir al infierno. - el rostro descompuesto de Xanos parece transmitir incomprensión. - Porque ya estas en él.
Y dicho esto, me cobro su Llama Vital. Ya esta, se fue.Le arrebato el Corazón de las manos. Me levanto y corro hacia Kay, que se está incorporando. A pesar de estar pálido parece estar bien. Nos miramos y lo beso. Un beso con sabor a sangre. Entonces oímos un gemido y corremos hacia Evelyn y Drago.
- ¿E-está bien? - dice Kay, desesperado.
- ¡NO! - responde Evelyn, las lágrimas embellecen sus preciosos ojos. - La aguja le ha pinchado un pulmón. Se ahoga.
Muevo la mirada hacia Drago, pero él no me mira, mira a Evelyn. No le voy a decir que no se preocupe, que se pondrá bien. Porque Drago no es idiota, sabe que le queda poco tiempo. Pienso en como me gustaría pasar a mí mis últimos minutos. Me inclino y le doy un último beso en la frente. Evelyn me mira, con los ojos desorbitados, sabe lo que pienso y ahora llora como si no hubiera mañana. Cojo a Kay de la mano y nos levantamos. Observo a Drago desde arriba y el dolor me puede, me giro para que Kay me abrace. 
- Even... - consigue farfullar Drago - Evelyn, te quiero y...
- No - la voz de Evelyn suena rota y ahogada por las lágrimas -, No por favor Drago. No me dejes... No...
- Evelyn. Te amo. Nunca te voy a dejar. Even... Ven.
Evelyn se agacha y le besa, aunque rápidamente se aparta, ya que se esta ahogando. Drago tose y gotitas diminutas de sangre le manchan la cara.
- He... Sido muy... feliz... Con vosotros... - Los ojos de Drago se llenan de lágrimas, su corazón se va apagando. La mano de Evelyn se cierra sobre la suya y él deja de respirar. Un llanto corrompe a Evelyn, a mi, e incluso a Kay. 
- Te amo, Drago... - dice Evelyn cerrándole los ojos - Siempre lo hice.
Un resplandor lo envuelve, igual que paso con Darina y de pronto Drago no está. Volvemos sobre nuestros pasos, hacia la superficie. Cuando abrimos las puertas y volvemos a la superficie Rikka y Liam están allí. Sus miradas recorren nuestros rostros y es Rikka la que hace la pregunta.
- ¿Dónde está Drago? - dice con voz ahogada. Sus ojos se posan en Evelyn, cuya expresión lo dice todo. Rikka corre ha abrazarla y Liam se queda quieto, en el sitio sin poder creerselo. 
Los siguiente ocurre ante mi como si estuviera borroso. Entramos en el Palacio y le devuelvo el Corazón a Farala. Ya está, sin más. Porque, a pesar que la quiero y es mi Reina, una vocecilla en lo mas profundo de mi me sigue diciendo que ella fue de las causantes de la muerte de mi padre, aunque sea remotamente. Solo me vuelvo a espabilar un poco cuando los demás nos dejan a Kay y a mí solos, mientras ellos van al cuarto de Evelyn para hablar con ella, darles su apoyo... Cosas que ahora mismo, no puedo darle.
- Esta noche -  dice él atrayéndome hacia él -. Ha sido la noche que más he sufrido en mi vida. No por las heridas, si no por ver la manera en la que gritabas de dolor.
- Me dolía más ver ante mi al hombre que mató a mi padre personalmente, ahí en frente de mí tan normal. 
Kay me rodeo con sus brazos.
- Hoy he vuelto a vivir lo que viví cuando me alejé de ti. Pensar que Drago...
- ...Nunca volverá. - Termino yo la frase. Vuelvo a llorar y me agarro a Kay como si me fuera a caer - Kay, prometeme un para siempre.
Kay se queda en silencio un momento, pero después se vuelve hacia mí y me besa como si fuera el último día que estuviésemos juntos. Cosa imposible porque luego me susurra al oído:
 
- Para siempre.

***
Aviso que aún queda un epílogo, solo aviso eso.

Con sangre, lágrimas y tinta.

Pandora.


2 comentarios:

  1. Oh mi Dios, llore es mas estoy llorando, Drago!!! nooo no te vayas *Sniff* *Sniff* yo estoy sufriendo por Evelyn, Drago me caia tan bien T^T. Pero como sea me encanto el capitulo. yo misma me asuste por Xanos, me imagino la expresion de Zoe y la de el y me imagino que no es muy bonita... je XD Pero me encantoooo ya quiero ver el epilogo!!!
    Besos!!^^♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tooooooooooomaa :DD
      Bueno, jajajaja, no es que este alegre por matar a Drago (Soy una asesina D:<) es más, me entristeció un poco.
      Pero que estes llorando significa mucho para mí, ya que ententé ponerle toda la emoción que pude :D
      Gracias!! bss<3

      Eliminar