Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

jueves, 28 de febrero de 2013

Apaisement 5; A solas otra vez.


Heaven.

Odié el momento en el que tuve que dejar que salieran las lágrimas. Mirando al suelo, cogí mi gorra que Shane me tendía. No me había dado cuenta de que se me había caído. No sé cuanto seguí andando, sólo estaba pendiente de no caerme, pero cuando llegué a un parque infantil y me senté en un banco el cielo ya se había oscurecido. Recogí las rodillas, me rodeé las piernas con los brazos y enterré la cara en ellas. Shane se sentó a mi lado. Así me quedé hasta que rompió el silencio.
- ¿Por qué le has pegado? - se limitó a decir. Yo moví la cabeza hacia él, asomando un solo ojo.
- Por tocar a mi hermana, y hablar mal de mi familia. - respondí, volviendo a enterrar la cara entre mis rodillas. - Es decir, se que mi familia es una mierda. Pero eso no es motivo para... 
Me sorbí los mocos y volví a intentarlo.
- Para que él tenga que decirselo a la cara a una cría de siete años. 
- Lo has dejado en ridículo.
- Se lo merece. Él es ridículo. Ojala le pase algo terrible. Asqueroso, asqueroso, asqueroso...
Un sollozo hizo que parara de despotricar contra Tail y rodee con más fuerza mis piernas.
El cuerpo de Shane se agitó en una silenciosa carcajada. Se levantó de pronto y se volvió hacia mí, tendiéndome una mano.
- Vamos, déjame verte ese labio.
Lo ignoré. Él suspiró y se inclinó hacia mí.
- Heaven, por favor, pon de tu parte.
Refunfuñando, me levanté, plantandome delante suya. Sabía que estaba ridícula, seguramente, por mucho que intentara esconderme debajo de la capucha y la gorra, estaba llorando y tendría los ojos hinchados, la cara roja y el labio, donde Tail me había dado, echaba sangre mientras se ponía morado. Shane me miró a los ojos, muy serio.
- Heaven, ¿estás bien? - susurró, manteniendome la mirada. Bajé la vista, clavandola en su pecho y negué con la cabeza. Shane no dijo nada, solo se limitó a rodearme con sus fuertes brazos. Por un momento, al contrario que desde el día que pegué el estirón y dejé a todas las demás chicas atrás, me sentí pequeña, delicada y segura en los brazos de Shane. Entonces dejó caer los brazos y me cogió una mano.
- Supongo que no quieres ir al médico, ¿no? - Me preguntó y yo negué otra vez con la cabeza -. Bueno, entonces vamos a mi casa, allí te curaré el labio.

- Shane no tienes por qué...- intenté decirle mientras él tiraba de mi hacia la puerta principal de su casa.
- Si que tengo por qué. - Me respondió, soltó mi mano y se puso a buscar las llaves en sus bolsillo. Cuando la encontró la metió en la rendija y empujo la puerta. Si su casa por fuera parecía majestuosa, con sus grandes ventanas, la fachada blanca, tan grande que era..., por dentro era otra historia: nada más entrar te encontrabas en un gran recibidor con una escalera enorme en frente , una puerta a la derecha y otra a la izquierda. Todo parecía caro mirara donde mirara.
- Vamos - me dijo Shane, conduciéndome por la puerta de la izquierda. Entramos en una especie de despacho. Las pareces estaban casi todas forradas de estanterías y libros. Al fondo, un gran ventanal y un escritorio de madera tallada precioso delante. Shane se dirigió hacia un armarito que había en una esquina y extrajo un botiquín.
- Ven - me dijo, y yo obedecí. 
Empezó a sacar cosas del botiquín, unas pinzas, agua oxigenada, toallitas antisépticas...
- ¿No hay nadie en casa aparte de nosotros? - no puede evitar no preguntar.
- Creo que no - respondió Shane mientras echaba agua oxigenada en un algodoncito. Me cogió el mentón, algo que me sorprendió bastante, y empezo a limpiarme el corte del labio concentrado en su tarea mientras hablaba -. Mi madre tenía reunión hasta tarde, mi padre tiene turno de noche en el hospital y mi hermano... Bueno, él está de luna de miel en alguna parte de Sudamérica.
Así que estábamos solos.
- ¿A qué se dedican tus padres? - pregunté, evitando algún silencio incomodo. 
- Mi madre dirige una empresa de electrónica y mi padre es doctor. 
Me limité a observarle mientras me limpiaba la herida. Sus ojos verdes concentrados en mi labio, la linea de sus delgados pero fuertes músculos. Me di cuenta de que tenía un lunar en el cuello, algo de lo que no me había dado cuenta.
- Umm - murmuré -. Y tu hermano, ¿se ha casado? ¿te cae bien su esposa?
Me sentía  una chismosa, pero prefería eso a quedarme callada e incómoda. Además, no parecían molestarles mis preguntas. Cambió el algodón por otro empapado en Vetadines y siguió curándome.
- Querrás decir esposo - me corrigió, arqueando las cejas. Yo abría los ojos, sorprendida e intenté mascullar una disculpa, pero él se rió -. No te preocupes, suele pasar. Y sí, Walter es genial. Me alegro de que mi hermano esté feliz con él.
- Eso es genial - se me ocurrió responder
Soltó el algodón, ya había terminado, y se quedó mirándome. Primero a los ojos, luego bajó la mirada hacia mi boca y se mordio el labio. Alargó su mano y cogío la mía, tirando de mí.  El corazón se me aceleró. Me acerqué a él. Lo tenía ya muy cerca. Sentía su añiento y el calor de su cuerpo. Las mejillas me ardían. Tanto había querido probar sus labios... Pero en mi mente relampagueó el recuerdo. El de miradas no tan discretas de los de mi antiguo instituto, las risas, burlas, la pérdida del respeto. Di un salto atrás y miré a Shane. Él seguía inclinado, había esperado que sucediera. Había esperado el beso. Me sentí estúpida. Comencé a retroceder, pero sus ojos verdes me decían que le había dolido mi rechazo tan brusco. No soportaba verle así.
- Y-yo... Lo siento, Shane, yo... - balbuceé, buscando las palabras. Sólo acerté a decir: - Tengo que irme.
Y dicho esto corrí hacia la puerta principal. La abrí, saliendo a la calle. Hacía frío, ya no me sentía segura. Me sentía estúpida y despreciable. Sabía que Shane había querido besarme. ¿Volvería a hacerlo después de lo que le acababa de hacer? Me limité a correr, como siempre hacía, como lo único que sabía hacer: huir.

2 comentarios:

  1. *-* Cada día te superas más. Es genial, me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! Muchss gracias, me encanta de que haya gustado ñ.ñ
      Muchos besos!<3

      Eliminar