Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

lunes, 24 de febrero de 2014

Apaisement 8; avance.

Morgan.

Después de curar las muñecas de Heaven y hacerle prometer que mañana iría al instituto, salí de su casa. Llevaba en la mano la caja negra con los cigarrillos y las cuchillas dentro. Unas calles mas abajo, la tire al primer contenedor que vi. Me quede de pie en la acera, quieto. En mi mente cruzó la imagen atroz que había presenciado una hora antes: Heaven en el suelo de su baño, rajándose, fumando y llorando como si su corazón estuviera partiéndose, haciéndole pasar una agonía que solo podía suavizarse con más dolor. Quizás eso era en verdad lo que ella sentía. Me senté en la acera, apoyé los codos en las rodillas y me cogí la cabeza. Parecía apunto de explotarme. Yo mismo le había limpiado las heridas que ella se provocaba. De eso hacía unos minutos. No le había dicho nada más. No quise ser duro con ella ni darle un sermón. Me conocía, sabía que aquello no me había gustado en absoluto y que no debía volver a hacerlo nunca más. Qería limpiarle las heridas que otros le habían provocado en el alma. Pero no podía. Heaven tenía un camino directo a mi corazón si ella quería tomarlo, pero yo sabía que yo no tenía un camino hacia el suyo. No sabía que hacer. Sacudí la cabeza. No quería pensar más en eso. No más.                                   
Algo me pasó por la mente en aquel instante. Busqué en mi bolsillo, por si había suerte. Entonces, marqué los digitos en mi teléfono y esperé. Después de varios timbres, respondieron al otro lado de la linea.
- ¿Sí? - se escuchó por el altavoz.
- ¿Ginna? - respondí, levantandome de la acera - Hola. Soy Morgan.

***

AVISO: Este NO es el capítulo 8, es un avance. Pronto os traeré el capítulo entero.
Besos.
Pandora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario