Páginas

Tinta

Y con mi pluma rasgo el papel, la tinta fluye y mis palabras hieren.

miércoles, 11 de junio de 2014

Buenas personas.

A estas alturas he aprendido que las mejores personas son a la vez las más infelices. Alguien que desea el bien de los demás antes que el suyo propio solo puede conseguir verse desbordado en algún momento. Su fiasco llega cuando comprenden que habitan en un mundo de desgracias y dramas. Sin mencionar, también, el terrible sentimiento de culpa que los embarga cuando se permiten pensar en ellos mismos, sintiéndose egoístas. Pero lo peor de todo, es aquella sensación que sufres cuando esos a los que tú mismo has ayudado, te hunden. Enfurecidos porque esta vez no le has ofrecido la mano. Lo que ellos no saben es que, o caían ellos, o caías tú.
Créeme, la experiencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario